¿Qué tipo de brackets puedo elegir?

Muchas personas inician un tratamiento de brackets para corregir la estética de sus dientes pero, según los brackets que elijamos, la imagen también puede verse resentida por la ‘estética y visibilidad’ de estos aparatos. Entre los tipos de brackets podemos destacar: metálicos, estéticos y linguales. Elige el que más te convenga o puedas permitirte.

Los brackets metálicos, son los más tradicionales, efectivos y económicos. Tienen la ventaja de que se caen menos y ejercen más la fuerza necesaria para corregir la torcedura de los dientes. Sin embargo, tienen la desventaja de que son menos estéticos y no podremos ocultar que los llevamos si abrimos la boca, son algo molestos a la hora de comer por ejemplo, un bocadillo, y requieren de una limpieza y cepillado más laborioso.

Los brackets estéticos están realizados con otros materiales (cerámica o porcelana, zafiro…) y son transparentes, por lo que tienen la ventaja sobre los metálicos de que se disimulan más. Es decir, el resultado estético es mejor y podrás sonreir sin disimulo. Sin embargo, tendrás que valorar que son más caros y que el tratamiento se alarga de cuatro a seis meses. Hay un tipo denominado Invisalign, que además de ser transparentes son extraíbles, por lo que resultan más cómodos y práctico a la hora de comer y de cepillarse.

Los brackets linguales se colocan detrás de los dientes, por lo que al estar ocultos no se ven y, además, requieren menos visitas al ortodoncista. Eso sí, son más costosos, porque su diseño necesita de un estudio personalizado mayor al tener que adaptarse al tamaño de cada pieza dental, y porque están realizados con materiales más valiosos como el oro.

En la Clínica Dental Piezas de Pozuelo nuestros ortodoncistas te ayudarán a que elijas los brackets que mejor se adapten a tus necesidades y presupuesto. Consúltanos las posibilidades de financiación del tratamiento.